Google+ Belleza femenil: Mujer más inteligente con DHA

miércoles, 17 de agosto de 2016

Mujer más inteligente con DHA

Dha, el rey de los omegas para el cerebro

El DHA es el ácido graso más poderoso para mejorar la fluidez de las membranas celulares. Tanto es así, que es llamado ‘el rey de los omegas para el cerebro’.
Algunos de sus propiedades son:
  • Contribuye a un neurodesarrollo y psicomotricidad mejorada.
  • Si estas embarazada mejora la agudeza visual del bebé así como su desarrollo intelectual.
  • Menor número de partos prematuros y mayor peso fetal.
  • Pueden ayudar al tratamiento de problemas relacionados con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), tales como falta de atención, hiperactividad e impulsividad
  • El DHA participa activamente en el crecimiento y desarrollo del sistema nervioso, siendo el cerebro y la retina donde el DHA tiene una activa participación en los procesos de neurogénesis y sinaptogénesis
  • Ayuda a prevenir el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas, particularmente enfermedad de Alzheimer.
  • Consumir DHA te ayudará a tener una mejor memoria

En la prehistoria el ser humano comenzó a consumir pescado rico en DHA y se cree que fue en ese momento cuando se triplicó nuestra inteligencia y se aceleró su proceso evolutivo en todo sentido. Para tener un mayor rendimiento cerebral, como una mejor memoria y mayor facilidad de concentración, se debe llevar una dieta adecuada. Y el cerebro, al igual que los músculos u órganos de nuestro organismo, reacciona a la comida que se ingiere. El cerebro necesita ácidos grasos omega 3 para tener un mejor funcionamiento.

¿Dónde podemos encontrar dha?

-Pescados azules: una de las mejores opciones es el salmón, ya que posee alrededor de 950 mg de DHA por porción. Se recomiendan 200 g 2 veces por semana. También está presente en buenas cantidades en el jurel, atún, anchoa, trucha, anchoveta y sardina, entre otros.
-Frutos secos: especialmente las nueces y almendras.
-Algas: son ricas en ácidos grasos y de hecho son la fuente de donde los pescados obtienen sus omegas. Si no se consiguen frescas o deshidratadas, lo ideal es incluirlas como suplemento. Puede ser chlorella o spirulina, por ejemplo.
-Yema de huevo: se recomiendan huevos de gallinas libres, alimentadas según conceptos de agricultura biodinámica.